CARGANDO

Escríbe para buscar

Fotografía analógica Opinión

La paradoja de la fotografía analógica

Compratir

El renacimiento de la fotografía analógica empezó hace algo más de una década. Pero han sido los últimos 4-5 años los que han resucitado de armarios y tiendas de segunda mano miles de cámaras de 35mm y formato 120. Campañas como “Camera Rescue” han movilizado a cientos de miles de amantes de otra forma de fotografiar, ajena a la inmediatez del píxel. Hace más de dos décadas que ya no se fabrican cámaras de película fotográfica. Esto obliga a utilizar modelos con docenas de años de vida. Sin embargo, se está produciendo la paradoja de la fotografía analógica: escasez de carretes ante una demanda cada vez mayor.

La paradoja de la fotografía analógica: 35mm film rolls

La película: el alma de la fotografía analógica

Pero al igual que un automóvil necesita combustible o electricidad para moverse, una cámara analógica necesita película fotográfica para existir. ¿Qué pasa con la película de 35mm y formato 120? La fotografía digital borró del mapa a Kodak y Agfa, dos de los más grandes fabricantes de película fotográfica. Tan sólo Fujifilm supo adaptarse al entorno digital. Con sus cámaras compacta FinePix y –posteriormente– con la llegada de la exitosa Serie X, logró sacar la cabeza del agua y no ahogarse, como sucedió con marcas míticas como Contax, Yashica o Minolta. Fujifilm mantuvo parte de su línea de película fotográfica y de cine, si bien con una producción casi testimonial.

Una nueva esperanza

Marcas como Ilford (principal referente en la fotografía analógica en blanco y negro) ha visto disparar sus ventas en un 500% en los últimos años. De hecho, el fabricante inglés ha lanzado nuevas y más asequibles líneas de producto. Kodak ha reaparecido en el mercado de la mano de Alaris, una división encargada de la distribución de película de gama no profesional. Pero ha sido la llegada de marcas como Adox, Fomapan, Rollei y –especialmente– Lomo los que han animado un segmento de mercado que desborda ilusión y ganas de consumir mucha película fotográfica.

La paradoja de la fotografía analógica

¿Y Fujifilm? Fujifilm conservó gran parte de la oferta de películas fotográficas en color de gama de consumo y profesional. Incluso hoy sigue fabricando película de diapositivas Fujichrome Provia 100F y la mítica Velvia, en las sensibilidades de 50 y 100 ISO. Velvia es –en mi opinión– la mejor película fotográfica en color del mercado. Pero Fujifilm es una multinacional. Enorme. Gigantesca. Y las multinacionales se mueven por cifras y no por romanticismo. Así que no descarto que entre el elevado precio de las diapositivas y la propia dinámica de la multinacional nipona, la diapositiva tenga los días contados.

La paradoja de la fotografía analógica: Fujichrome Provia 100F

Tras la reciente desaparición de un referente en el negativo en color como la película Fujicolor 400H, la escasez de película Fujifilm de consumo desconcierta a los usuarios de cámaras de 35mm y de formato 120. Y llegamos a la paradoja de la fotografía analógica: cada vez hay más demanda de película fotográfica, pero año tras año se reduce su oferta. Reducción que llega tanto por la variedad de película como por el número de película disponible. Fujifilm tan sólo distribuye actualmente dos películas negativas en color: Superia X-Tra 400 y C200. Y cada vez es más difícil encontrarlas.

Fujicolor C200

La película de consumo ha mantenido con vida a muchas marcas. Nombres como Kodak Gold 200 y Fujicolor C200 son dos referentes en la fotografía analógica en color. Sin embargo, no siempre la disponibilidad de estas películas llega a cubrir la demanda de quienes aman la fotografía analógica. De hecho, cada vez es más difícil encontrar película C200 y esto me lleva a pensar si el futuro de esta película ya tiene fecha de caducidad.

Conclusión

La paradoja de la fotografía analógica es la cada vez menor oferta y disponibilidad de películas en color en un mercado que crece de manera exponencial. Entiendo que para multinacionales como Fujifilm la fabricación y distribución de película fotográfica sea un negocio poco rentable. ¿Pero de verdad Fujifilm puede permitirse perder la mitad de su nombre (FILM) y con ello, parte de su propia identidad?

Etiquetas:
Artículo Anterior
Siguiente Artículo

Quizás quieres decir

Artículos relacionados