CARGANDO

Escríbe para buscar

Análisis Carl Zeiss

Carl Zeiss Distagon 2/35 ZE

Compratir

El angular Carl Zeiss Distagon 2/35 ZE es una de las ópticas con diseño más reciente del mítico fabricante alemán. Considerado por muchos como la óptica auténtica estándar, el angular de 35mm es una focal común en los equipos de los amantes del reportaje. La calidad óptica, una abertura elevada, un peso liviano y mínimas distorsiones hacen del 35mm una focal muy agradecida.

corporal Julianny

El angular Distagon T* 25mm ƒ/2 reúne en unas dimensiones reducidas toda la filosofía de Carl Zeiss: cuerpo de metal y el mejor cristal óptico. El aro frontal cromado lo distingue del resto de marcas, pero alejándolo de la ostentación del nuevo rico. La experiencia del fabricante alemán impregna todos los valores que reinan en una buena óptica: elevada resolución lineal (detalle), alto contraste y balance cromático neutro.

En las manos

El peso de 570 gramos desaparece de las manos al sentir su calidad de construcción: metal allá donde alcancen los dedos. La calidad del frio metal transmite la seguridad de tener entre las manos un objetivo fabricado para durar una eternidad. Las líneas suaves del Zeiss 35/2 convergen las diferentes partes que forman el objetivo, como el aro de enfoque, integrado en el perfil. Como en la totalidad de ópticas Carl Zeiss para Canon y Nikon, el aro es metálico y no de goma. El parasol circular es metálico e incorpora recubrimiento antirreflectante.

Mitten im Geschehen mit neuem Reportage-Objektiv

Ergonomía

Al tratarse de un óptica desarrollada para la montura Canon EF, carece de aro de diafragmas. El aro de enfoque es el único elemento móvil en este angular. El aro de enfoque –de aluminio– está perfectamente integrado en el diseño externo del objetivo. No sobresale ni un milímetro de las suaves líneas de su perfil. Las estrías del aro de enfoque facilitan una sujeción perfecta, mejor que el clásico aro de goma que recubre los aros de enfoque de los objetivos del resto de fabricantes.

Características técnicas

El Distagon T* 2/35 está formado por 9 elementos en 7 grupos ópticos y esta sencillez de diseño proporciona fotografías con la máxima “limpieza” y nitidez. Una de las lentes es de cristal de dispersión anómala y reduce las aberraciones cromáticas. Un elemento flotante optimiza el contraste en toda la gama de enfoque y mantiene en las cotas más altas la resolución lineal. La distancia mínima de enfoque es de apenas 30cm, por lo que –seleccionando aberturas altas– es posible conseguir un efecto bokeh acusado y muy elegante. Las 9 láminas que forman el diafragma del Zeiss 35/2 forman aros de dispersión perfectos, a cualquier abertura.

corporal Julianny

Prestaciones del Carl Zeiss Distagon T* 2/35 ZE

La distancia focal de 35mm es idónea para el reportaje; de hecho, no son pocos los profesionales del fotoperiodismo que lo consideran la óptica estándar por excelencia, por encima del clásico 50mm. La nula distorsión del Zeiss 35/2 lo convierte –además– en un excelente aliado para la fotografía de arquitectura e interiorismo, así como en ámbitos tan variados como la fotografía de alimentación o retrato, siempre que se busque incluir al sujeto o motivo principal en su entorno natural.

corporal Julianny

Cada vez son más los profesionales (y aficionados más exigentes) que buscan en los objetivos de distancia de focal fija la calidad que no encuentran en los zooms. La elevada resolución de los nuevos sensores exige ópticas cada vez más perfectas y pese a que los zooms mejoran con cada nueva versión, la calidad óptica de las focales fijas de Carl Zeiss ha sido, es y será siempre superior a la que puedan ofrecer los mejores zooms. El precio es elevado, pero mantiene la excelente relación calidad-precio de las ópticas Zeiss.

Enfoque

Solo las mentes más cerradas e intransigentes podrían criticar el enfoque manual del Distagon 35/2 después de probarlo; el recorrido es sumamente suave y continuo y resulta muy sencillo observar el punto crítico de enfoque en el visor de la cámara, sin necesitar en ningún momento la asistencia de las muchas ayudas que hoy incorporan los actuales modelos réflex. Al no incorporar enfoque interno, el bloque frontal de la óptica se desplaza, pero al tratarse de una óptica compacta esto no supone el mínimo problema de “cabeceo”, tan típico de los objetivos con pesados elementos frontales.

corporal Julianny

Uno de los problemas más frecuentes de las ópticas luminosas es lo difícil que resulta enfocar manualmente en condiciones de mucha luz; resulta fácil no encontrar el enfoque preciso, algo que disparando a máxima abertura puede suponer desperdiciar una foto. El 35/2 de Zeiss, pese a ser una óptica muy luminosa, permite enfocar de manera clara y sencilla en cualquier situación. Las ayudas al enfoque manual que brindan las cámaras réflex actuales facilitan además el enfoque en todas las condiciones.

Calidad de imagen

Las ópticas Carl Zeiss se caracterizan por una construcción sobresaliente y la mejor calidad óptica posible. El angular 35/2 para montura Canon EF –pese a no ser la óptica más cara del catálogo Zeiss– ofrece una calidad óptica soberbia, con una elevada resolución lineal y un alto contraste en toda la gama de aberturas. Es uno de los angulares que mejor permite obtener fotografías de alta calidad utilizando los diafragmas más abiertos, pues el contraste no decae de manera visible.

corporal Julianny

La calidad del color es soberbia, manteniendo la máxima fidelidad del original. No se observan desviaciones hacia tonos fríos o cálidos, siendo uno de los pbjetivos que mayor neutralidad cromática ofrece el panorama fotográfico alctual. Uno de los aspectos más destacables en este angular es la calidad de imagen en las esquinas, uno de los puntos donde habitualmente suele decaer el rendimiento óptico de todos los objetivos, en especial, los que ofrecen una luminosidad más elevada.

Recubrimiento T*

Las superficies frontales de las lentes que forman el Distagon 35/2 incorporan el recubrimiento T*, exclusivo de Carl Zeiss y que se aplica desde los años 70. Es fácil caer en la tentación de pensar que las nuevas tecnologías de fabricación de cristales de ingeniería genética (como el nanocristal) deberían mejorar el viejo sistema Zeiss, pero la práctica demuestra que ya sea el sistema T*, la calidad del cristal Zeiss o el respeto que impone este apellido a la propia luz, el recubrimiento T* responde mucho mejor que cualquier otro que haya probado.

corporal Julianny

Resolución lineal

La riqueza en el detalle ha sido una de las características que mejor definen a los objetivos Carl Zeiss desde hace más de un siglo. Los diseños “sencillos” y la excelencia de sus cristales proporciona la máxima resolución del mercado, muy por encima de otros fabricantes. El detalle que ofrecen las fotografías realizadas con el 35/2 de Zeiss es muy elevado, sin importar con qué diafragma se trabaje.

corporal Julianny

Efecto bokeh

La máxima abertura de ƒ/2 y las 9 láminas del diafragma del Zeiss 35/2 permiten –incluso siendo un angular– obtener imágenes con un efecto bokeh acusado. La calidad del desenfoque de este objetivo es elegante y muy suave; basta utilizar aberturas medias y altas para conseguir desenfoques poco habituales con angulares. Es una óptica perfecta para conseguir composiciones a corta distancia donde un primer plano perfectamente enfocado contrasta con un fondo absolutamente desenfocado. Los círculos de confusión son perfectos y no molestan a la hora de visualizar las fotos.

corporal Julianny

Distorsión y aberraciones cromáticas

La distorsión del Carl Zeiss Distagon T* 2/35 ZE es nula a simple vista; sin importar que se fotografíe un motivo lleno de líneas verticales u horizontales o motivos geométricos, la corrección de la distorsión de este Distagon es practicamente perfecta. Las fugas (efecto al situar la cámara en escorzo respecto al motivo o sujeto a fotografiar) son elegantes y mantienen una perspectiva libre de distorsiones. Las aberraciones cromáticas son mínimas e incluso en situaciones muy críticas (reflejos sobre fondos muy oscuros) no se aprecian a simple vista; es preciso abrir la imagen al 100% de su resolución para apreciar aberraciones extremadamente controladas, como en la foto del candado.

corporal Julianny

Hedonismo fotográfico

La fotografía de soporte digital ha supuesto la mayor revolución en el mundo de la imagen, desde la aparición de la película en color o el cine sonoro. La facilidad para visualizar y obtener los resultados y una mayor capacidad de trabajo, gracia a tarjetas de memoria de alto almacenamiento contrastan con la pérdida de buena parte de las esencias más puramente fotográficas. Hoy priorizamos la producción a la calidad, convirtiendo el placentero acto de fotografiar en poco más que un proceso de trabajo en cadena, sin alma, ni personalidad. Modo de exposición program y modo de enfoque automático… y si la foto sale clara u oscura, ya se retocará con Photoshop.

corporal Julianny

Trabajar con las ópticas Zeiss con montura para Canon y Nikon requiere enfoque manual, algo que ya rompe con esta odiosa tendencia de “fotos en cadena”. Si enfocando a mano se obtienen excelentes resultados, por qué no exponer también en modo manual? No es díficl empezar disparando en program y acabar en manual, cuando se trabaja con los objetivos Carl Zeiss. Las ganas de fotografiar y –especialmente– disfrutar la comunión entre fotógrafo, óptica y cámara hacen que el momento del enfoque, composición y disparo de la fotografía resulte uno de los mayores placeres fotográficos que se puedan hoy propiciar.

Pruebas y resultados

Todas las fotografías se han realizado con una Canon EOS 5D Mark III, utilizando los modos de exposición manual, prioridad de abertura y program. Se han utilizado aberturas comprendidas entre ƒ/2 y ƒ/8, haciendo especial hincapié en las aberturas más altas. Las fotografías muestran un detalle elevado y una riqueza cromática excelente; el alto contraste de este angular aumenta la sensación de “foco” en cada una de las fotografías realizadas. La abertura máxima de ƒ/2 permite conseguir un efecto bokeh incluso en distancias superiores a 1 metro de distancia, algo que está al alcande de muy pocos angulares.

corporal Julianny

Conclusión

La construcción sólida del 35/2 de Zeiss es solo comparable con la extraordinaria calidad óptica y pese a no ser el angular de 35mm “estrella” del catálogo del fabricante alemán (dispone de un maravilloso Distagon 35/1.4), ofrece una de la mejor relación calidad-precio del mercado de angulares. La ausencia absoluta de plástico y goma convierte a los objetivos Carl Zeiss en unas rara avis de las ópticas más recientes, desbordantes de polímiro y plástico. Es la diferencia entre la ética de las cosas bien hechas y la fabricación en cadena y sin alma de simple material de consumo. Un objetivo Carl Zeiss está hecho para durar toda una vida. Sin embargo, muchas de las ópticas actuales son simples “gadgets” de consumo, que morirán en el olvido más absoluto, sin pena ni gloria.

corporal Julianny

Fotografiar con el angular Carl Zeiss Distagon T* 2/35 ZE supone revivir los mejores tiempos de la fotografía manual, donde la creatividad era más importante que la velocidad del sistema AF o que el número de píxeles de un sensor. Es la diferencia entre la máxima calidad fotográfica o utilizar un iPad para fotografiar. No es extraño que regresen las ganas de fotografiar, convirtiéndonos casi en esclavos de una necesidad olvidada: componer, enfocar y exponer bajo nuestro propio criterio y no el de un dispositivo electrónico. La cámara se convierte en la prolongación natural de este angular, integrándose como nunca con el fotógrafo, cuyos ojos se convierten en un 35mm.

corporal Julianny

La comercialización de ópticas Carl Zeiss para las monturas Canon y Nikon pone al alcance de los amantes a la fotografía la oportunidad de disfrutar de una experiencia única y sublime, cercana al nirvana fotográfico. Bien es cierto que el precio de estos objetivos es elevado, pero a la vez ofrecen mejor relación calidad-precio que la mayoría de las ópticas japonesas. Un precio cercano a los mil euros será el único impedimento que posibilite acceder a todos los amantes de la máxima calidad a objetivos tan singulares como este Carl Zeiss Distagon T* 2/35 ZE, una óptica que vale cada euro que cuesta.

Lo mejor:

  • materiales de construcción
  • resolución lineal soberbia
  • alto contraste
  • balance cromático neutro
  • luminosidad máxima de ƒ/2
  • ergonomía
  • suavidad y precisión del enfoque manual
  • tratamiento antirreflejos T*
  • distorsión nula
  • máxima corrección de aberraciones cromáticas
  • parasol metálico con forro antirreflectante
  • relación calidad-precio: A consultar

Mejorable:

  • no dispone de enfoque interno

Valoración

  • construcción: estrellas 4,5
  • calidad óptica: estrellas 5
  • contraste: estrellas 4,5
  • detalle: estrellas 4,5
  • prestaciones: estrellas 5
  • relación calidad-precio: estrellas 4,5
  • valoración personal: estrellas 5
Etiquetas:
Siguiente Artículo

Quizás quieres decir

1 comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *